lunes, 17 de mayo de 2010

¡Suerte!

Todos los alumnos de 1º de grado de Traducción e interpretación de la UAM, sabemos qué pasa a partir de hoy.
Así que haremos un pequeño paréntesis para desear mucha muchísima suerte en los exámenes. Sabemos que todos somos muy listos, ¡y vamos a aprobar! =)
¡Ánimo y suerte compañeros!

martes, 11 de mayo de 2010

Léxico carcamal, léxico original

Una vez aclarado lo anterior, me gustaría dejar aquí plasmado una lectura que hice el otro día sobre el léxico del español. El artículo del que hablo pertenece a Germán Colón Doménech y se llama Elementos constitutivos del léxico del español.

Muchas veces me he preguntado por qué en castellano utilizamos palabras como "querer" (en el sentido de amar) y la propia "amar" mientras que en otras lenguas romance sólo tienen uno con el sentido de "amar" (francés: "aimer"). En este caso concreto, se ha producido, en castellano, una variación semántica, ajena a la propia lengua, simplemente del verbo latín "velle", que en francés ha dado verbos como "vouloir" y que significa "querer" pero con un sentido de objeto, o anhelo, no de persona, es decir, para decir "te quiero" en francés no diríamos "je te veux", sino "je t'aime" por tanto, tenemos que, en este caso se ha producido un cambio semántico, es decir, de significado de la palabra, en castellano, el verbo "velle" ha dejado de significar solamente "querer algo" para significar "querer algo", o "amar a alguien"

Como resultado, por tanto, en castellano tenemos dos palabras para designar un mismo sentimiento, "querer/amar" mientras que en otras lenguas romances sólo tienen una.

Aclarado este tema y como apunte, me gustaría añadir que, incluso en castellano, hay diferencias semánticas entre "querer" y "amar", el segundo implica un sentimiento mucho mayor, es decir, uno puede querer a sus amigos, o a su familia (además de querer otras cosas, como un ordenador, o un peluche), pero "amar" tiene una carga sentimental tan fuerte que, normalmente sólo se usa con las parejas y el sentimiento del amor, más allá de la amistad, entre dos personas.

Otros ejemplos de diferencias entre castellano y demás lenguas romance:

Del latín culto "perna" tenemos el término "pierna" en castellano, del latín coloquial "camba" tenemos el término francés "jambe", o italiano "gamba". Otro ejemplo, "encontrar" proviene del latín "afflare" (hallar) perteneciente al registro culto y "trouver" en francés, que proviene del latín coloquial " tropare"

Por ejemplo, hay germanismos en otras lenguas romances, como "écume" en francés, proveniente del alemán "skûm", mientras que en castellano se mantiene "espuma" del latín "spuma"

Pero, incluso el castellano cedió a determinados germanismos, como "werra" que dio lugar a "guerra" "guerre". "Werra sustituyó al término latino "bellum"

Por último, mi favorito, la palabra "verano" no proviene del latín "aestatem" (término moderno) del cual proviene la palabra "été" en francés, aunque aún mantenemos la palabra "estío" (significa verano), pero apenas si se usa. Es otro ejemplo claro de la antigüedad del léxico del castellano. Además de otros como "hermano/hermana", frente a "frère/soeur" del latín "frater/sor"

En conclusión, por diversos factores, Hispania siempre se mantuvo alejada de la influencia del latín moderno, del germanismo y de otras influencias que determinaron el lexicón de las lenguas romance modernas. Mantenemos en castellano un glosario de palabras más antiguas que la mayoría de lenguas provenientes del latín. De ahi el título de la entrada, ¿somos unos carcamales, o deberíamos estar orgullosos por diferenciarnos de las demás lenguas latinas? Ahí os lo dejo, espero que sea de vuestro agrado la lectura.

¡Aclaración!

Antes de pubilcar mi primera entrada y, aprovechando que acabamos de "nacer" como blog, me gustaría aclarar que, desde aquí, respetamos total y absolutamente los derechos de propiedad intelectual, es decir, si alguna vez se publica aquí algún artículo se intentará, en la medida de lo posible, mencionar los autores originales, a fin de atribuir el mérito a quien lo merece. En todo caso y, dado que no sólo publicaremos dos o tres personas, sino que lo harán bastantes más (espero) pedimos respeto para los autores. En resumen, ¡copia lo que quieras, pero di a quién pertenece! Gracias.

jueves, 6 de mayo de 2010

Película mortal

El otro día echaron en la televisión La llave del mal. Cuando me dio por mirar en Internet el título original, descubrí que se llama The skeleton key. Investigando un poco, creo haber encontrado que una skeleton key es una especie de llave maestra (tampoco sé si es exactamente esto). Bueno, digamos que sirve para abrir puertas con un tipo específico de cerradura. Habiendo visto la película, dicho título cuadra a la perfección, pero ¿y en español? Sí, claro que cuadra, está la llave y están los típicos tíos malos, como en toda película de medio suspense, medio miedo. Pero vamos, a lo que me recuerda este título es a los típicos telefilms que echan a mediodía.

No sé, pero debe ser que todas estas películas (todas con el mismo previsible argumento, por cierto) llevan las palabras "mortal", "fatal", "secreto" y todo tipo de palabra que puede darle un toque de misterio a la peli. Además todos ellos son parecidísimos. El caso es que el título original no tiene nada que ver con el título en España. ¿De verdad triunfa este tipo de nombre? En mi caso, leyendo el título ya se me quitan las ganas y prefiero echarme una siesta antes que tragarme el telefilm.

He intentando recordar algunos títulos para comprobar "la regla de la palabra-suspense" y en casi todos los casos se cumple. Algunos de estos son:

-Secreto mortal, que en versión original se llama Dead at 17.

-Obsesión fatal, llamada In my sister's shadow.

-Seducción fatal, que en versión original era Seduction in a small town.

-Seduccion letal, llamada Palmetto en inglés.

-Telaraña letal, cuyo nombre era simplemente Webs.

-Plaga letal, como Locusts.

A ver, no es que en inglés no tengan también típico título de película de sobremesa (exceptuando Palmetto, que por lo que he visto es una pequeña palmera), pero al menos son un poquito más originales.

Pero bueno escribo esto simplemente porque me pareció curioso, tampoco pretendo criticar a quienes los hayan traducido (pues sus motivos tendrían, por marketing o por lo que sea).

Si alguien conoce alguno más, que lo comparta.