jueves, 27 de septiembre de 2012

Japonés: cómo pasar de 0 a un A1 en 60 horas


Este verano me apunté a un curso intensivo de japonés del CSIM de la Complutense. Podéis consultar la página web aquí.

Bien, mi historia con el japonés es larga, muy larga, pero nada constante. Creo que empecé a encapricharme con el idioma a los 9 o 10 años, cuando tuve acceso al maravilloso canal Buzz (el de antaño, lleno de anime). Me emperré en aprender japonés y me compré un mini diccionario. Sin embargo, no me lo tomé en serio hasta tener internet, donde por fin pude aprender el hiragana, el katakana y algún que otro kanji suelto. Después cayeron muchos otros manuales y gramáticas, pero sentía que no me entraba en la cabeza. Para un idioma tan diferente, sentía que necesitaba que alguien experto me diera una base y ya a partir de ahí, yo ya sería capaz de autocompletar.

El año pasado, durante mis Erasmus en Bruselas, me apunté a una academia de japonés. Aunque sólo era un curso de conversación, lo vi muy útil. Sin embargo, por circunstancias de la vida, tuve que dejarlo. Y por fin, este verano empecé a buscar como loca y encontré este curso intensivo. Ahora sí, tras este enorme rodeo, mi experiencia con el curso intensivo.

Todos los cursos intensivos de verano del CSIM duran 60 horas. Es decir, 4 horas al día durando 3 semanas y en el caso del japonés, por lo menos, las profes eran dos nativas. He de decir, que los precios me parecen de lo más razonables y que mereció mucho la pena.
La primera semana la dedicamos a aprender a leer y escribir, saludos, el presente... Después, la cosa fue complicándose poco a poco: tipos de adjetivos, tipos de verbos, el pasado, expresar deseo, comparaciones, superlativos… Hemos salido con un nivel A1.1, sabiendo leer y escribir hiragana y katakana, unos 80 kanjis y sabiendo un montonazo de vocabulario en tan poquito tiempo.

Donde quiero llegar es que me parece un milagro todo lo que se puede aprender en tan solo 60 horas. Que fuéramos capaces de escribir un diario (en la foto os dejo un fragmentito) y realizar un teatro completamente en japonés me parece increíble. 
Supongo que ocurre con cualquier idioma que empieces a aprender. Siempre lo he pensado. Al principio, aprendes mucho y después ¡pum!, te estancas. Sientes que no aprendes nada, que no avanzas y que es una tontería seguir (cosa que me ocurrió con el francés). Pero siempre hay que seguir.

Ahora, me he apuntado al curso anual y haré A1.2. Es un idioma que me encanta y mi sueño sería trabajar con él. Así que de momento toca currárselo. Sé que pasará mucho tiempo hasta que tenga un nivel decente del idioma, ya que las estructuras son completamente diferentes a cualquier idioma que haya aprendido hasta ahora. Para aprender este tipo de lenguas, hay que cambiar el chip del todo.

Así que chicos, chicas, no os desaniméis ni desesperéis si estáis estudiando japonés (o cualquier otro idioma) y sentís que no avanzáis.

¡Ánimo! がんばれ!

No hay comentarios:

Publicar un comentario